Conecta con FM Like

Música

Fernando Ubiergo, un chico bueno. (Escribe Sergio Gómez)

Published

on

Fue o aún lo es, nuestro cantautor, un título raro, es decir, un tipo que saltaba de la poesía a la música, sin importar que sus poemas cojearan por inocentones y simples. A fines de los setenta surgió Fernando Ubiergo, en un momento difícil, vestido de blanco, con cara de niño bueno, en momentos que atreverse a cantar letras con sentido hacían chirriar los dientes.

Nadie entendió “Un café para platón”, nadie entendió su consagración el 78 en el Festival de Viña con “El tiempo en las bastillas”, letras que solo en apariencia eran fáciles. Pero entonces, de la nada, Ubiergo compuso ese mismo año 78, una historia excepcional, terrorífica, un puñal al corazón de la música chilena.

La escribió sin un ejemplo concreto sabiendo que no era necesario porque la realidad estaba llena de ejemplos de pobreza, inocencia y prejuicios: “Cuando agosto era 21”. Ubiergo nunca fue un cantautor de lo social o contestatario. A veces se le confundía en esa época y debía dar explicaciones: por ejemplo, nunca fue invitado al acto de Chacarilla o a La Moneda, pocos le creían (unos años después, para dejar las cosas claras, compuso una simple y rotunda canción: “Carta abierta a Augusto Pinochet”, de la que hoy pocos se acuerdan y que nadie se atrevió a grabar).

Ubiergo no era un cantante comprometido, entonces surgió “Cuando agosto era 21”, que debió ser la canción más social y comprometida de esos años y una de las mayores de la música social chilena. Su letra es una tremenda historia, una telenovela de culpas y prejuicios, una telenovela de cien capítulos sintetizada en pocos minutos, con un tema, el aborto y la muerte. No sé si será la mejor canción de este cantautor, de todas maneras es una patada en la cabeza de nuestras conciencias.

Quiso la casualidad, tal vez los astros, que, en el 2017, justamente un día 21 de agosto, una coincidencia que puede ser pensada como justicia, se promulgara la ley que despenaliza el aborto en tres causales. ¿Casualidad? Tal vez no.

Sergio Gómez Mardones

Escritor

Música

Okiti Pokiti realiza inédita presentación online

Published

on

El 13 de octubre del año pasado fue el estreno oficial de la obra “7 pares de zapatos, cuentos de la abuela Dina”, obra de teatro infantil de la agrupación Temuquense OKITI POKITI, presentándose con gran éxito en el Centro Cultural de Padre Las Casas.

Este sábado 02 de mayo, a partir de las 16 horas, volverá a brillar  este espacio cultural  con la creación del OKITI POKITI, pero esta vez de una forma inédita para Padre Las Casas, ya que «7 pares de zapatos» se transmitirá en vivo de manera online, a través del Facebook Live del Centro Cultural.

Cabe señalar que esta agrupación no ha detenido su trabajo artístico en esta época de cuarentena, muy por el contrario, ha utilizado las redes sociales y sus contactos para difundir material didáctico para los niños que han tenido que permanecer en casa, siempre entregando tips para promover el autocuidado de los niños y diferentes actividades para incentivar la creatividad de los más chicos de la casa.

La historia de 7 pares de zapatos

El narrador de la historia, Oscar, nos lleva a vivir la increíble historia de dos hermanos, Kika y Tito, quienes son separados por la maldad de una vieja bruja. Así comienza esta aventura, que no estará exenta de importantes lecciones de vida como: el peligro del acoso, la discriminación, el cuidado de nuestros recursos naturales y el amor entre hermanos.

Este montaje, si bien interpreta un clásico infantil, está cargado de elementos que lo hacen reconocible para los niños de hoy, a través de pegajosas canciones (originales de la compañía), juegos y la utilización de un entretenido recurso teatral: la construcción de la historia por los propios espectadores, quienes tendrán la misión de decidir sobre los destinos de estos queridos personajes. Esto también se producirá en la versión online de este próximo sábado.

Recordemos que esta obra se une a un interesante repertorio de obras originales de la compañía como: «La guardiana de los gansos», «La zanahoria gigante» y la recordada obra, «La muñeca de Isidora», con 10 años de exhibición en diferentes escenarios de la Araucanía, no se lo pierda en el Facebook Live del Centro Cultural de Padre Las Casas.

FM Like

 

Continuar Leyendo

Música

Raphael es aquel (Escribe Sergio Gómez)

Published

on

En la película de Alex de la Iglesia, “Mi gran noche”, el cantaste Raphael, con otro nombre, encarna a un cantante parecido a Raphael, un cantante fatuo, narcisista y decadente. Raphael actúa, aunque es el mismo, el inconfundible Raphael haciendo de Raphael en la película que es una comedia, pero también tragicomedia.

En sus mejores años Raphael fue el mismo personaje de esa película, una figura trágico-cómica, un artista único, un personaje, un verdadero divo. Jamás Raphael pudo ser otro distinto a Raphael.

De todas sus canciones, las mejores, como las de casi todos los ídolos de la música verdaderamente popular (Julio Iglesia, Enmanuel, José José, Luis Miguel, Rocío Jurado, Jeanette, Nino Bravo) están unidos, como hermanos de sangre, por su piedra angular: Manuel Alejandro (Manuel Álvarez-Beigbeder Pérez), el compositor de todos esos intérpretes, creador de sus mejores canciones. Algunos ejemplos de esos clásicos interpretados por Raphael: «Yo soy aquel», «Qué sabe nadie», «En carne viva», «Desde aquel día», «Estar enamorado», «Cuando tú no estás», «No puedo arrancarte de mí”, «¿Qué tal te va sin mí?», «Cierro mis ojos», «Ave María».

Hace años me pidieron entrevistarlo para un medio escrito aprovechando una gira de una semana por el norte del país. Por supuesto, Raphael era Raphael, el divo, el inalcanzable, y, a pesar de alojarnos en los mismos hoteles durante la gira, decidió que no quería hablar con nadie. Insistí, pero él se negó. Hasta el último día en que lo encontré después del almuerzo en la escalera del hotel. Era mi oportunidad. Solo él y yo. Él bajando, yo subiendo. Nadie más. Pero antes de preguntarle nada, Raphael se vistió de Raphael, el personaje, el divo, el ídolo, miró la escalera vacía, los comedores vacíos de una ciudad en el norte de Chile, y dijo: “Todos se han ido, al final no queda nadie”. No dijo nada más porque era Raphael, lo que dijera tenía muchas lecturas, tal vez se sentía solo, tal vez quería que lo dejaran solo. Tal vez simplemente con esa frase ahuyentaba al entrevistador en medio de la escalera.

Sergio Gómez Mardones

Escritor

Continuar Leyendo

Música

“Rain” no siempre significa lluvia (Escribe: Sergio Gómez)

Published

on

Canciones mojadas con lluvia hay miles. La lluvia inspira. “Y llovía llovia” Leonardo Favio; “Llueve sobre la ciudad” Los Bunkers; “Purple rain” Prince; “Have you ever see the rain” Creadence; “Esta tarde vi llover” Armando Manzanero; “Viento dile a la lluvia” Los Gatos; “It’s Raining Again” Supertramp; “La lluvia caerá” Los Iracundos. La lista es larguísima y para todos los gustos.

Me quedó con la canción de lluvia más desconocida de The Beatles, sin demasiada explicación porque me gusta, en realidad a pocos le gusta, pocos la han escuchado, lleva por título, obviamente, “Rain”, la compuso el dúo mágico Lennon y McCartney por supuesto. Tal vez no es una gran canción, siempre estuvo olvidada porque apareció en 1966 en el lado B de un single potente como fue “Paperback Writer”. Fueron grabadas al mismo tiempo, a solo semanas de una obra maestra del grupo, el disco “Revolver”, aunque no aparecen allí. Pero algo del espíritu de ese disco está presente en esas canciones, por eso “Rain” tiene algo experimental, con la velocidad cambiada, palabras al revés y todas esas innovaciones que solo The Beatles sabían porque hacían mientras revolucionaban la música y nadie se daba por enterado.

“Rain” no es una obra maestra, es modestas, pequeña, tiene un video que es uno de los primeros cortos musicales: nada más que los cuatro músicos en un parque botánico dando vueltas, haciendo morisquetas. A mi “Rain” me evoca eso mismo, la lluvia del sur, aunque probablemente sea lluvia londinense la de la canción (en rigor fue compuesta después de una lluvia intensa en Australia donde estaban de gira).

Tengo otro motivo personal bastante menos misterioso. Una tarde, o tal vez una mañana, paseando por un cementerio en el campo, frente a un lago, entre las tumbas encontré una lápida de madera, humilde, pobre, casi desarmada, que indicaban que allí descansaban los restos de María Rain. ¿Quién era María Rain? Ni idea. El apellido no era inglés, sino mapuche. Pero de pronto me pareció que podía ser “Rain” de The Beatles. No olvidé a la desconocida María Rain, me pregunté si alguna vez ella escuchó “Rain”. Sin duda, en ese cementerio, frente a un lago, era el mejor lugar para escuchar esa canción, con lluvia o sin ella. Cuando escucho “Rain” de The Beatles pienso en la lluvia del sur de Chile y en María Rain.

Sergio Gómez

Escritor

Continuar Leyendo

Trending

  • LORENA GOMEZ Jefa de Prensa |
  • FRANCO BELMAR Director |
  • CONTACTO COMERCIAL+56993248463

Radio FM Like - Todos los derechos reservados 2020 - Diseño y Desarrollo: Motionbrand.cl