Conecta con FM Like

Opinión

Escribir en tiempos de pandemia

Published

on

Periodistas, abogados, académicos, trabajadores sociales, psicólogos, programadores, todos distintos y todos iguales…vivimos una situación que nos ha impactado a todos por igual. Pero cada uno de nosotros lo enfrenta de manera diferente.

Hoy nuestra radio (www.fmlike.cl) abrió su espacio e invitó a colegas, amigos y profesionales de distintas áreas del conocimiento para que nos indiquen sus reflexiones, anécdotas y vivencias para enfrentar esta crisis sanitaria, la pandemia del siglo.

No hay recetas, pero sin duda escribir se vislumbra cómo una luz de sobrevivencia, de meditación, de recuerdos…las letras, cómo siempre, se vuelven una necesidad que ayuda a sobrellevar lo desconocido, la incertidumbre … y en el futuro, quizás se convierta en la memoria de estos tiempos de detención.

Gracias amigos y amigas por escuchar nuestra invitación!

 

Los invitamos a revisar la sección: Opinión.

Equipo de FM Like

Continuar Leyendo

Opinión

Entrevista a abogado de familia de Antonia Barra, Alejandro Guzmán.

Published

on

 

En entrevista con FM Like, el abogado de la familia de Antonia Barra, cpmenta acerca de sus impresiones por el arresto domiciliario de Martin Pradenas.

Continuar Leyendo

Opinión

Reflexiones de un «ciudadano de a pie»

Published

on

Cuando hoy se cumple el plazo del pago del permiso de circulación, martes 30 de junio, me pongo a reflexionar y me dan las ganas de escribir sobre  las contradicciones en las que vivimos como ciudadanos…

Por un lado,  nos indican que debemos pagar el permiso de circulación, para que transitemos con tranquilidad por las carreteras y calles de nuestra ciudad, pero la autoridad sanitaria nos aconseja: “quédate en casa”; asimismo, el municipio local nos pide hacer el trámite por internet, pero la página pasa por constantes problemas que impiden que hagas este “famoso pago”… la autoridad de transporte nos indica que todos podemos  hacer el pago del permiso de circulación sin la revisión técnica, pero si no tienes esos documentos, no puedes pagar vía online tu permiso (explicación de las filas de hoy y del viernes pasado).

El Gobierno ha creado una serie de bonos de emergencia, incluso hay uno con nombre de pandemia: “bono covid” para los ciudadanos chilenos, pero si eres de la clase media, no tienes acceso a ese beneficio. Tal parece que no existes para el gobierno y debes pagar, “sin dolor”, tus contribuciones o si no, en un futuro no tan lejano, tampoco tendrás tu casa.

Debemos ser correctos en palabra y acción, cumplir, cumplir y cumplir, pero el Presidente de la República se va a un local de barrio alto de Santiago a comprar vino… qué mensaje más particular nos entrega la primera autoridad nacional!….suma y sigue…

Volvamos al ámbito regional. Katia Guzmán, seremi de salud, por ahora suspendida, pronto estará de vuelta en su cargo, luego de haber concluido el proceso de investigación en su contra por haber continuado en funciones, a pesar de tener claridad de su contagio por covid 19, dejando a gran parte de las autoridades locales y periodistas de La Araucanía contagiados, gracias a su silencio y sus puntos de prensa.

Pese a ello, la Sra. Guzmán, continuó recibiendo la totalidad de su sueldo (5 millones) más una asignación por desempeño en tiempos de pandemia… seguimos?? … me agoto!, me frustro!, me desahogo con estas líneas, no hay más!…gracias FM Like! por poder decir y por escuchar.

Ciudadano de a pie

Fotografía: Karen Sandoval

Continuar Leyendo

Opinión

Más de 4 mil contagiados en Chile y la cuarentena insensata en el país

Published

on

Es lunes 6 de abril y estoy donde debo estar: en casa. Mientras mis canas asoman despiadadas entre mi pelo natural rizado siento agradecimiento con la vida, con Dios, no sé con quién. ..más de una semana de cuarentena obligatoria y la mortificante falta de libertad hacen brotar historias. Sólo queda imaginar como otros viven este encierro, bueno los que decidimos cuidarnos y cuidar a los otros, porque los hay aquellos que son superhérores de la estupidez y pululan por el centro haciendo compras innecesarias y fiestecillas irresponsables.

Me pilló esta pandemia en un momento pleno y bello de la vida, construyendo una nueva historia de amor, con hijas adultas talentosas y de carácter y, en mi pequeña casita de ensueño que he levantado con esfuerzo y orgullo. En esa misma casita pequeña paso el día desinfectando, cocinando (cada día con más experticia) y pensando en la familia y amigos, a quienes amo y sostengo en mi recuerdo con el deseo de que este virus no nos separe para siempre.

Respecto de mi trabajo, sólo tengo incertidumbre, sin embargo y como ha sido la tónica de mi vida, siento la tranquilidad que puedo recomenzar siempre y hacer lo que sea necesario, el dinero nunca me sobró, pero he sido potente guerrera aponiéndome a la pobreza toda la vida; ahora no será la excepción.

Esta pandemia nos dejó exactamente donde estábamos, ahora lo veo, cada quien se paralizó en el preciso lugar en que estaba y no lo notábamos, ahora lo notamos, yo lo veo claramente. Mis hijas adultas en su casa y asumiendo el cuidado de su padre (mi ex marido) para que no descuide la cuarentena, a punta de cerraduras; con su perrita y la despensa llena con mi auspicio. Vecina de ellas, una de mis hermanas con su marido y sus dos hijos en casa cumpliendo estrictamente la cuarentena, mientras realiza teletrabajo y mi cuñado con eventuales taquicardias al pensar en el futuro porque es de aquellos independientes que además generan empleo. Todos ellos sanos, agradecida.

Otra hermana en la línea de fuego, trabajando en salud, exponiéndose a diario y dando todo por enfrentar la pandemia, para ella es un acto necesario y genuino de entrega y para nosotros (la familia) un orgullo su fuerza y la energía que conserva para advertirnos y reírse en familia a través de ZOOM (donde hacemos encuentros familiares). Su hija, mi sobrina, quien vivió la peor parte en esta historia, estando en Irlanda (por estudios) debió viajar en medio de las medidas de seguridad y la inseguridad hacia Alemania para estar con alguien de la familia y en un lugar más seguro; al llegar decidió hacer cuarentena de 15 días por precaución y cumplió sagradamente hasta ayer, estuvo recluida en una cómoda, pero pequeña habitación día y noche sin contacto humano más que el aviso de la comida en la puerta, valiente y consciente. Ayer comió las empanadas de su abuela, preciado regalo por su cordura en tiempos de locura.

Allí mismo en Alemania quedó mi madre, quien hacía su anhelado viaje a Europa para visitar familiares en distintos países y que cuando quiso regresar ya no fue posible. Allá quedó con  mi sobrina (la valiente), en casa de su hermana; mi madre una adulta mayor con secuelas de una tuberculosis juvenil era candidata a enfermar gravemente y decidimos que estaría mejor allá que aquí, nuestra intuición fue certera, aquí es un caos, aquí estamos desnudos, aquí aparecieron las verdades del  18 de octubre pasado, la desprotección de la mayoría, las carencias del pueblo, la injusticia que se hace patente en una cuarentena con inequidad, segregada y que estremece. Aquí los hay desde quienes se mudan a su casa de la playa en cuarentena y quienes se cobijan hacinados en una vivienda social sin saber si habrá comida o respirador artificial para ellos. Aquí en Chile hay pobreza, hay miedo, pero hay fuerza también y seguimos haciendo patria desde nuestros rincones y con nuestras historias, tan diversas y tan valiosas.

Mi hermano menor en NY con su familia,  el intelectual brillante que ha recorrido el mundo, allí quedó en la ciudad que se fractura por la pandemia, que ve morir a su gente, allí encerrado jugando monópilis igual que nosotros (subdesarrollados), intentando hacer un mundo en casa para sus hijos y replicando recetas de nuestra madre, como queriendo retener la memoria.

Y yo, limpiando cada rincón de mi humilde y reducido palacio porque mi nuevo amor debe seguir trabajando, un obrero extranjero que llora en silencio por su familia, de la que nada sabe… juntos haciendo del amor en tiempos de pandemia una historia seria y honesta.

Honestamente, tenemos miedo y es normal, mientras pasa el virus devorando lo que quiera, hay que prepararse para renacer, una y mil veces. No más de lo mismo, desde nuestro fuero íntimo crecer y replantearnos la idea del consumo y forjar en nuestro corazón el concepto de justicia social que tanto hace falta en el año 2020, el año que los habitantes del  planeta somos azotados por la incertidumbre y la tierra se oxigena y florece.

Macarena Godoy Berthet
Asistente Social

Continuar Leyendo

Trending

  • LORENA GOMEZ Jefa de Prensa |
  • FRANCO BELMAR Director |
  • CONTACTO COMERCIAL+56993248463

Radio FM Like - Todos los derechos reservados 2020 - Diseño y Desarrollo: Motionbrand.cl